Sobre Nosotros

Vida antes de Finca Mayani

Sarah y Paul mientras vivíamos en California - nuestra vida en aquel momento.

Sarah y Paul mientras vivíamos en California - nuestra vida en aquel momento.

Es difícil contar la historia completa sobre la Finca Mayani sin explicar quiénes éramos antes de que nos convirtiéramos en agricultores. Éramos trabajadores normales, pendientes al reloj cuando nos sentábamos detrás de un escritorio, trabajando para otra persona, deseando que el tiempo pasara rápido.

Cada uno hizo esto por más de 25 años.

A medida que continuábamos ahorrando nuestro dinero, miramos a nuestro alrededor y a nuestros vecinos – todos estaban ocupados compitiendo con los demás por el modelo de auto de última hora, el patio más lujoso y nos preguntamos: "¿realmente esto es todo lo que hay en la vida? Seguramente hay algo más significativo que podríamos hacer con nuestras vidas".

A esa edad cuando nos estábamos cuestionamos nuestro propósito en la vida y por qué estábamos allí, decidimos dos cosas:

  • Al igual que la mayoría de la gente, pasamos años consumiendo y usurpando los abundantes dones de la Madre Tierra. No queríamos que este fuera nuestro legado personal.
  • Queríamos dejar atrás algo que fuera más grande que nosotros mismos.

Fue en ese momento, viviendo en California, la compañía para la que Paul trabajaba lo envió a sus oficinas en Puerto Rico para hacer algún trabajo. Desde el primer día de su llegada, él quedó cautivado por la belleza de la isla. En el segundo día se dio cuenta de cuán diferentes eran las personas en comparación a donde vivíamos. Y en el tercer día, insistió en que Sarah fuera allá a pasar unas vacaciones.

La larga historia es que nos tomó 18 meses poner nuestro plan en acción. El cuento corto es que pusimos nuestra casa a la venta, renunciamos a nuestros bien remunerados pero increíblemente estresantes trabajos y nos trasladamos a Puerto Rico para comprar una finca y comenzar el siguiente capítulo de nuestras vidas.

¡Y aquí estamos!

No es exactamente la forma en que ninguno de nosotros le hubiera aconsejado a alguien que hiciera.

"En primer lugar, no te mudes a ningún lugar donde no hablas el idioma con fluidez", Sarah aconseja a la gente todo el tiempo.

"No te mudes a un lugar donde sólo conoces a cuatro personas", Paul  aconseja a la gente todo el tiempo.

"Ten un plan de acción, ahorra para tu jubilación y disfruta de los frutos de tu trabajo cuando finalmente te retires". Nos dijeron día tras día a lo largo de nuestros 25 años en la América corporativa.

Echando a un lado todo consejo práctico que por supuesto tenían para nosotros nuestros amigos y familia –quienes pensaban que habíamos perdido la cabeza– estas dos personas que no sabían nada acerca de agricultura y a mitad de nuestros 40s, dejamos atrás carreras, una hermosa casa, montones y montones de amigos y familia por un montón de incógnitas ...

Resulta que es lo más cuerdo que cualquiera de nosotros ha estado en toda su vida.

Reinventándonos

Sarah and Paul with two of our four dogs (Gigi and Yum Yum)

Sarah y Paul con dos de nuestros cuatro perros (Gigi y Yum Yum).

La decisión de mudarnos a Puerto Rico y comprar una finca surgió en el 2007. Nos mudamos 18 meses después. Un consejo que tomamos en serio fue en primer lugar alquilar, mientras hacíamos un reconocimiento para encontrar un lugar para comprar. Este es un buen consejo. Miramos algunas diez fincas antes de que nos enamoráramos de esta. Ninguna de ellas era perfecta, incluso ésta, claro está. Pero tenía varias cosas que nos atraía:

  • La casa se encuentra lejos de la carretera - nuestro "camino de entrada" tiene unos 400 pies desde la carretera.
  • A pesar de que no es privada, no es muy transitada.
  • Although not private, it's not a well-traveled one
  • La casa no era entonces y sigue sin ser el centro de atracción - las 18 cuerdas fueron siempre el punto de venta.
  • La vista mirando desde el balcón era (y, por supuesto, sigue siendo) ¡el epítome de la majestuosidad!
  • Dos personas nacidas y criadas en la ciudad, la finca está a sólo 25 minutos del pueblo, pero está en el centro del país.
  • Tenía un precio para venderse

Y había varias cosas que hacían de este pedazo de tierra, todo menos ideal.

  • En la parte superior de la colina (a unos 1,500 pies de altura), la mayor parte del terreno es inclinado, casi vertical.
  • El dueño anterior cultivaba café, por lo que no había sombra en ningún lugar (uno no piensa en lo caliente que se pone la casa hasta que los veranos golpean).
  • El dueño anterior utilizó toneladas de fertilizantes químicos, herbicidas y pesticidas (que es prácticamente la norma en la agricultura).
  • El dueño anterior se había puesto muy enfermo (de ahí la razón por la que decidió vender) y no había podido dar mantenimiento a la finca en meses. Las malas hierbas y enredaderas estaban fuera de control.

La primera orden del día era liberar a la finca de las enredaderas y las malas hierbas - con la mano. El segundo fue tratar de restaurar el suelo que estaba terriblemente dañado después de años de fertilizantes químicos. No hay muchas maneras de hacer esto que no sea conseguir algunos animales que evacuen estiércol orgánico y agregarlo a compost. La realidad fue que lo que pensábamos que iba a ser fácil, fue todo lo contrario.

Permacultura Orgánica y Sostenible

La limpieza y tratar de rehabilitar la finca nos llevó casi dos años. La gente solía hacernos preguntas como:

  • "¿Por qué no simplemente compran Round Up"?
  •  "¿Por qué no utilizan herbicida"? (Similar a Round Up)
  • "¡Olviden el machete, sólo rocía"!
  • "El fertilizante es barato y el Departamento de Agricultura (sí, el mismo que existe en EE.UU.) lo da de gratis a los agricultores. ¿Por qué pasar el trabajo de hacerlo ustedes? "

Barato, fácil, rápido: estas no son cosas que vinimos a hacer. Para eso nos hubiéramos quedado en la vida corporativa.

Nuestros pensamientos eran simples: las personas cultivaron de esta manera por miles de años antes de que se desarrollaran productos químicos para hacer la vida… más fácil. Sin el beneficio de Internet (es decir, sin acceso a otras personas que sabían lo que estaban haciendo), si ellos encontraron una solución, nosotros podríamos hacerlo.

Todavía estamos investigando y aprendiendo. Hemos descubierto que eso es parte de la diversión.

Hoy

Bienvenido a la Finca Mayani hoy en día. Aunque aún no estamos en ese nivel, nuestro objetivo no es sólo ser auto-sostenible, sino crear algo que sea sustentable. Nuestra esperanza es que con todo lo que aprendamos, poder ser un recurso para otros que se preguntan si ellos también podrían dejar de consumirlo todo, dejar esas vidas que solo consumen y convertirse en agricultores orgánicos.

La respuesta corta es sí. La respuesta larga es, estamos contentos de tenerte con nosotros a lo largo del viaje de nuestras vidas.